in

¿Qué nos dejó el CES?

Guillermo Mata

Quien iba a decir pero CES o el Consumer Electronics Show ya cumplió 50 años.  Es uno de los shows más antiguos del mundo pese a que los productos que se muestran en él han variado substancialmente.  Hace cinco décadas se presentaban las mejores estufas, hornos y equipos a transistores.  Hoy en día lo único que queda de aquello es la tornamesa de vinil o tocadiscos.  Si aunque no lo crean, Panasonic y su marca Technics, hizo el lanzamiento de uno de estos dispositivos como una de las grandes novedades.

En sus bodas de oro, el CES trajo muchas novedades, las cuales serán tendencia en los próximos meses.  No estuvo excento de innovación, tecnología y sobre todo mucha calidad de productos.  Sus organizadores, el Consumer Technology Association o CTA por sus siglas en inglés, pusieron mucho esfuerzo en hacer algo diferente y lo lograron.   La estructura del show cambió bastante más no la esencia.

Surge un nuevo protagonista

Desde hace varios años la industria ha intentado perfeccionar la tecnología de reconocimiento de voz.  Los primeros intentos positivos vieron nacer a SIRI, el asistente de Apple.   Una vez más este fabricante lo popularizó aunque casi no ha tenido impacto en el usuario.  Principalmente porque el español no es su fuerte.  Como indicara durante su Keynote el CEO y fundador de NVidia, Jen-Hsung Huang, en este momento ya existe la infraestructura para poder reconocer y procesar los comandos de manera inmediata.  Es por ello que estos “asistentes personales” serán los que comanden el futuro próximo.

En Estados Unidos, Amazon y Google se han dado a la tarea de colocar sus dispositivos en diferentes lugares, pero principalmente en los hogares. Amazon ha llamado Alexa a su sistema de control y Google simplemente Google.  En el CES, la mayoría de dispositivos que se presentaron tenían compatibilidad con Alexa.  Sin embargo, hubo varios fabricantes independientes de mucho menor tamaño que presentaron sus propias soluciones con un sistema operativo propio.  Lenovo, presentó también su propia solución pero basada en el sistema operativo de Amazon.  Le llamó Lenovo Smart Assistant, que por unos dólares más que se añadan a su modelo básico (US130), se puede llevar una solución con audio Premium basado en Harman Kardon (US170) que estará disponible en el mercado a partir de mayo de este año.

Pero lo realmente interesante para el negocio no son estos dispositivos que se venderán como pan caliente pero que pueden ser reemplazados en unos pocos años por venir incorporados en un TV, un router, o en cualquier otro invento.  En donde está el negocio es en todos los accesorios que pueden venir alrededor de él y crear un ecosistema que ya se está viendo cada vez más claro.  El ecosistema del Internet de las cosas o IOT (o IOE).  Finalmente estamos viendo y poniendo cara a ese concepto tan vago que se lanzó hace algunos años y del que hemos venido hablando en los últimos 3.

Alrededor de este dispositivo, que no tarda en cambiar de nombre, podremos ver tantas cosas como se nos puedan ocurrir.  Focos inteligentes, hornos inteligentes, parlantes, termostatos, puertas, cerraduras, etc.  Todo lo que pueda automatizar un hogar u oficina y que pueda ser controlado por un comando de voz.  Además de esto, está la “accesorización” de todo esto.  Por ejemplo, para el Echo de Amazon ya existen accesorios para volverlo más personalizado y que juegue con el color de la sala.  Lo mismo sucederá con los parlantes multicuarto que tendrá cada uno la imagen que se desea para cada ambiente.

¿Quién será el gran ganador con todo esto?  Sin lugar a dudas, será el router.  Desde hace algunos años que se ha venido convirtiendo en el corazón del hogar/oficina.  Para automatizar una casa y lograr todos los ahorros en energía que ello conlleva, se calculan que serán un promedio de 35 dispositivos conectados (tomando en cuenta los focos inteligentes).  Esto es un tráfico que requiere un router que: sea eficiente para manejarlo y sea confiable.  Esto es algo con lo que compañías como Linksys, Nexxt y Dlink ya están contando y tienen desde ya productos en el mercado capaces de manejar estos requerimientos.  Lo que sí es un hecho es que con el router que les instale su proveedor de servicios no será suficiente.

Realidad Virtual y realidad aumentada, ¿el nuevo 3D?

Sin lugar a dudas es el año de la realidad Virtual.  Todos los expertos y compañías analistas de mercado predicen que el crecimiento en este rubro será exponencial o mucho mayor que la tendencia del mercado.  Y es un hecho viendo como los nuevos equipos de cómputo lanzados vienen ya con la etiqueta de VR ready.  Eso quiere decir que el procesador es capaz de procesar las gráficas y requerimientos técnicos mínimos para Realidad Virtual.

La industria del entretenimiento y la parte industrial serán quiénes más se beneficien de estas nuevas tecnologías.  En la primera es obvia pues la experiencia de jugar con movimiento en un ambiente inmerso dentro del programa es algo único.  Sin embargo, el cansancio físico puede llegar a ser una de las limitantes.  Pero va a ser muy entretenido ver como varias personas comparten un mismo ambiente virtual para poder dispararse unos a otros.

Por su parte las aplicaciones industriales tienen un futuro mucho más ventajoso.  El hecho de poder tener acceso a reparar fallas mecánicas en ambientes poco favorables hacen que sea un atractivo mucho mayor.  Las aplicaciones industriales podrán asistir remotamente a técnicos y profesionales acerca de como resolver un problema.  Incluso en la parte médica, será posible asistir de manera remota y en cascos inteligentes, a aquellos profesionales que no tienen el conocimiento completo pero sí la técnica asistida.  De igual forma los entrenamientos podrán llevarse a cabo físicamente en un lugar sin necesidad de viajar lo que reducirá costos de manera significativa.

Pese a sus ventajas y novedad, muchos expertos vaticinan que será algo que pasará de moda muy rápido, como lo sucedido con el mundo 3D en los televisores.  Serán apenas unos pocos años los que tendrá protagonismo y luego se estará esfumando.  Quedará ver lo que suceda.

Vehículos autónomos, algo inevitable

Así lo permitan de inmediato o no las legislaturas de los diferentes países, esto es algo que a mediano o largo plazo viene y para quedarse.  Los avances en esta automatización son tales que si todo el mundo se pusiera de acuerdo para dejar de conducir hoy en día, el problema del tráfico se aliviaría en buena parte. Una alternativa a la desaparición de los pilotos humanos son los copilotos inteligentes.  Esto quiere decir que el piloto es un conductor común y corriente, asistido por una computadora que le hace todo tipo de indicaciones para hacer el viaje más cómodo, rápido y seguro.  De momento ya tenemos algo de esto, con autos que leen los ojos y observan comportamientos como cansancio, distracción, etc.  Pero en el futuro cercano habrá mucha más interacción.

CES tuvo más de 2 millones de pies cuadrados de exhibición y fue posible ver todo tipo de dispositivos.  Históricamente los televisores se han robado el show, cosa que en esta edición no sucedió pese a haber tenido lanzamientos importantes pero no tan relevantes.  Hubo una cantidad exagerada de accesorios, drones, cámaras (competencia de GoPro), parlantes, focos inteligentes, equipos de monitoreo por video y la novedad fueron los audífonos totalmente Wireless, popularizados gracias al nuevo iPhone de Apple.

Los demás lanzamientos trascendentales de este año estarán llevándose a cabo en el Mobile World Congress a finales de febrero en Barcelona, España.  Allí veremos todos los dispositivos móviles que liderarán el mercado a lo largo del año.  Sin embargo, Huawei se adelantó a la competencia y lanzó el Mate 9, un Phablet con especificaciones muy ambiciosas.

What do you think?

Written by Guillermo A. Mata

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Not Safe For Work
Click to view this post

Alienware y Dell patrocinadores oficiales en hardware y branding de eLeague

Avaya Estados Unidos se acoge a la ley de reorganización (Capítulo 11)